Avances en el estudio de préstamos grupales

Reseña de los papers de Karlan (2007) y Hernandez et al. (2013)

Por: Jorge Condeña

No podemos negar que las conexiones sociales entre personas o grupos humanos inciden de manera relevante en el intercambio económico que pudiera surgir entre aquellos. La posibilidad de tomar préstamos para continuar con proyectos empresariales a una mayor escala muchas veces depende del comportamiento de repago del prestatario frente al prestamista. Para ello, la literatura sobre dicha relación ha sido ampliamente estudiada en los modelos de principal-agente que explican los fenómenos de selección adversa y riesgo moral. Sin embargo, son recientes los progresos en la literatura respecto a créditos dados a grupos de prestatarios y la dinámica social existente entre los miembros de dicho grupo, la cual sería relevante para identificar el perfil de riesgo de estos y su respectivo nivel de cumplimiento.

En referencia a lo anterior, cabe citar los trabajos de Karlan (2007) y Hernandez et al. (2013) en tanto que, a nivel general, en el primer paper, se aborda las relaciones socio-económicas y geográficas, las que se denomina en general como conexiones sociales, y su influencia sobre variables de interés como el nivel de monitoreo y ‘enforcement’ entre los miembros del grupo, el repago de los préstamos y el nivel de los ahorros. En el caso de Hernandez y otros, por su parte, se quiere modelar ya el comportamiento de pago de los grupos y dentro de estos a su vez, estratificándolos de acuerdo al cumplimiento y notando la presencia de efectos marginales diferentes en el repago de los individuos de acuerdo a los distintos niveles que presentan en sus variables socio-económicas.

En el primer caso, Karlan utiliza datos sobre FINCA-Perú, una institución encargada de otorgar préstamos a mujeres de Ayacucho en grupos de máximo 30 personas, los cuales se forman de una manera casi aleatoria en tanto que las integrantes provienen de distintas zonas y conforman el grupo una vez que se alcanza el número establecido en la lista de demandantes. Así, se estudia cómo el nivel de las conexiones sociales influyen en el nivel de monitoreo y ‘enforcement’ mejoran el nivel de pago de los préstamos y las decisiones de ahorro, para lo cual utiliza variables de medición como la proximidad geográfica y afinidad cultural entre los miembros, las cuales vienen dadas de manera exógena y no tienen relación en la asignación al grupo que pide el préstamo. No obstante, es de recalcar que Karlan y otros encuentran que los integrantes mientras más cercanos sean a nivel geográfico o tengan una mayor afinidad cultural entre sí, tienen una mayor probabilidad de devolver el préstamo.

Por otro lado, Hernandez y otros estudian el comportamiento de repago de grupos de préstamo en India usando datos observacionales en los que la formación de los grupos estaba sujeta a la elección de los integrantes en tanto estos pueden realizar el proceso de búsqueda de pares afines a sus niveles de riesgo. Así, el problema de endogeneidad en los datos está presente debido a la selección de miembros en razón de factores intrínsecos como el grado de cohesión social entre los participantes, introduciendo heterogeneidad entre las características de los perfiles de riesgo en los grupos, la cual no es observada a la hora de otorgar los préstamos por parte de la institución respectiva. Para ello, utiliza un modelo mixto para poder tomar en cuenta dicho tipo de heterogeneidad. El modelo especifica que los individuos toman sus decisiones de repago basado en el perfil grupal, no observado por los prestamistas, al que pertenecen. Así, logra a identificar dos grupos: los ‘responsables’ y los ‘irresponsables’. Dentro de dichos grupos, también se encuentra diferencias en los efectos marginales de las distintas características que determinan el repago de los agentes.

En líneas generales, ambos trabajos nos dan una idea sobre el alcance y la efectividad que pueden llegar a tener las instituciones que brindan préstamos a clientes de escasos recursos, ubicados sobre todo en el ámbito rural, a través del esquema grupal, en el cual se reducen los costos de monitoreo y ‘enforcement’ dado que son los mismos agentes prestatarios los que se encargan de dicha tarea, habida cuenta que los castigos para los miembros que caen en ‘default’- por razones de riesgo moral principalmente- son el debilitamiento o pérdida de conexiones sociales, una medida más amplia que la estipulada con el capital social, según Karlan y otros. No obstante, depende de factores más ligados a la ofertantes de préstamo las condiciones y el manejo de los retornos de los préstamos, dado que, como Hernandez y otros señalan, las condiciones y nivel de riesgo varían incluso dentro de los miembros de cada grupo tipificados como más ‘responsables’ o menos ‘responsables’.

Referencias:

Hernandez, M.; Liu, Y.; Gan, L. 2013. Repayment behavior in group lending with unobserved types: An application to India.

Karlan, D. S. 2007. Social connections and group banking. The Economic Journal117(517).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: